Cuatro amigos y unas entradas para ver a Argentina: la historia más surrealista del Mundial tiene nombres y apellidos