Dos equipos de la NFL rompen con la tradición e incluyen a tres hombres entre sus cheerleaders