El esperanzador gesto de unos niños de 11 años con un compañero de clase que tiene problemas de psicomotricidad