Se temieron lo peor: El estremecedor golpe en la cabeza de un jugador croata con el banquillo rival