La nota de un niño del Everton a sus padres tras escaparse a 340 km para ver un partido: “Asumo las consecuencias, pero solo se vive una vez”