Su representante cortó por lo sano: harto de líos de faldas...¡le cambia el móvil!