Un niño de 11 años, al que le falta una mano, no puede parar de llorar al recibir la camiseta de su ídolo, que tiene la misma discapacidad