La medicina lo tiene claro: “Sería razonable cambiar los horarios, el sentido común nos dice que hacer deporte a 37ºC no es lo mejor”