Si el balón entró tan clarísimamente, ¿por qué Iglesias Villanueva y su asistente no lo vieron? Iturralde tiene una explicación