Un jugador de la NBA cumple el sueño de un niño de cuatro años que sufre un cáncer terminal