Por su manos han pasado muchos de los jugadores del Mundial: Larby, el peluquero que le haría un degradado a los árbitros del VAR