El lago morado del Fortnite ya existe en la realidad: Se llama Retba y está en Senegal