Bajo los alpes suizos y con una piscina de diamantes: la mansión que Cristiano y Messi solo podrían comprar si juntasen sus ganancias