La marcha de Cristiano y la buena actuación de los porteros, claves de la Liga más igualada del siglo