La felicidad de un niño inglés enfermo de cáncer al recibir una réplica del trofeo del Mundial