Después de 24 años en la cárcel, el padre de Terry Rozier pudo ver en directo a su hijo jugar en la NBA