Un jugador de la NFL cobrará 500.000 dólares, pero no se irá de casa de sus padres por ahorrar