Analizamos por qué la camiseta de Nigeria se merece el Mundial y otros aciertos y errores estilísticos que veremos (y sufriremos) en Rusia