El giro y político revolucionario de Nike: Por qué la campaña de Trump contra la marca deportiva le puede salir cara