Los dos jóvenes que circulaban a 120 km/h en patinete eléctrico por una autovía se enfrentan a una multa que puede superar los 1000 euros