¡Cotillón Olímpico! No se nos ocurre manera más original (y deportiva) de despedir el año que la de Paz Padilla