El perro de Hamilton cobra más que un piloto de Fórmula 1