El trolleo a los futbolistas del PSG: de prohibir las trenzas y los insultos, a no sobrepasar los diez segundos en las celebraciones de gol