El récord que nadie debería aplaudir: un niño de cinco años hace 4.105 flexiones en poco más de dos horas