María Hernández, el mejor apoyo en el peor momento de Rubén Castro