Egipto, capital... ¡Liverpool! Salah activa la fiebre y Foden enamora a Guardiola, por Ilie Oleart