La semifinal de los inesperados: Liverpool y Roma, ante su cita más importante del año