La última de Salt Bae, el chef más aclamado por los futbolistas: un filete bañado en oro de 24 kilates