Un ejemplo de superación: Santiago Arroyave cumple su sueño de debutar en la primera división colombiana sin un brazo