Los números quitan la razón a Serena Williams: los hombres reciben más penalizaciones que las mujeres