La imagen de dos siluetas sobre la cubierta del Wanda Metropolitano sorprende a los hinchas en pleno partido