Tiene solo un año, pero el hijo de McGregor ya domina el ‘swag walk’ a la perfección