Hoy toda Inglaterra se pondrá el chaleco de Southgate por una buena causa: vencer... ¡al cáncer!