Del baloncesto a la tinta: Stephen Curry se estrena como tatuador