Tremendo susto en una carrera de drag racers: un piloto alcanza los 410 km/h y no se le abre el paracaídas