¿El tatuaje de una cara? La apuesta que tendrá que pagar Regino Hernández tras hacer historia en PyeongChang