Cuando estás en tu gimnasio tan tranquilo y The Rock se acerca a pedirte las pesas