Cinco mil euros por cada traje del Barça, pero su diseñador no sigue al club en las redes sociales