Cundió el ejemplo: los hinchas uruguayos se suman a los japoneses y senegaleses y también recogen su basura tras el partido