Perra Pe-Rae, tu consultorio con lengua: el 'consolador' es un invento divino