Epidemia de sueños raros durante el confinamiento: cuando más encerrados estuvimos, más soñamos