Tim Sweeney, el hombre detrás del videojuego más famoso del mundo que se enfrentó a grandes compañías