Miriam Saavedra se enfrenta a las preguntas más incómodas: “Estoy más pelada que un gato despellejado” (2/2)