Confesiones veraniegas de Joaquín Prat: de su destino preferido al libro por leer