La Elettra más sorprendente: va a misa, le gustan los 'feos' y no quiere un Lamborghini