Iker Jiménez nos descubre “su otra gran pasión” más allá del misterio