Un paseo por Moscú con Nico Abad y una misión imposible: olvidarse del Mundial por un día