Sandra Barneda cuenta cómo aprendió a vivir con dislexia: "No hay que tirar la toalla"