Lo embarazoso de tener que rodar una escena sexual, ¡nada más conocerse en Secretos de Estado!