La fiesta desatada de los ganadores de Got Talent en el plató al apagarse los focos